Hernia de disco, un caso un poco diferente a la hora de interpretar las imágenes.

M.V Esteban Puccio
Diplomado en Neurología veterinaria
UNLP (Argentina)

Se presenta a consulta una paciente de raza mestiza, de 11 años de edad, por un cuadro de tetraparesia no ambulatoria de aparición aguda que inició la noche anterior, a la exploración las maniobras posturales y propioceptivas estaban ausentes y presentaba hiperreflexia patelar isquiática y tibial en ambas extremidades posteriores, reflejo flexor normal en ambas extremidades anteriores, sensibilidad normal en los 4 miembros. Además presentaba dolor cervical, sobre todo a los movimientos de flexión y extensión.

Como diagnostico presuntivo se sospecho de una hernia discal en el segmento C2-C5 y se indicó como prueba complementaria resonancia magnética o TC. En este caso,  los propietarios decidieron hacer TC ya que los tiempos anestésicos son más cortos.

En la TC se observó a nivel C4-C5 extrusión discal dorsolateral izquierda leve, sin evidencias contundentes de compresión medular.

Corte de TC a nivel C4-C5, las flechas corresponden al material extruido

Considerando la severidad de la signología, con la falta de hallazgos positivos mediante TC, se decidió hacer IRM, en la que se observó: Extrusión discal C4-C5 dorsolateral izquierda generando compresión medular de forma leve y de la raíz nerviosa de forma moderada, pero además, a nivel de C3-C4 se observa aumento del contenido líquido en ventral de la medula espinal, correspondiente a acúmulo de liquido cefalorraquido en el espacio subaracnoideo, posiblemente debido a la mala circulación que genera la extrusión C4-C5, ocasionando de esta manera, compresión medular moderada.

Transversal T2w a nivel C4-C5, la flecha corresponde a la zona de compresión medular.
Transversal T2w inmediatamente craneal a C4-C5, la flecha corresponde a liquido cefalorraquídeo acumulado craneal a la zona de la compresión.
Tranversal T2w a nivel de C3-C4, la flecha corresponde a liquido cefalorraquídeo.

Considerando todo lo anterior, se recomendó cirugía C4-C5 (Slot ventral), luego de la cual, la evolución fue muy favorable, ya que a los tres días de la cirugía, la paciente lograba ponerse de pie sola y caminar.

El  vídeo de la derecha, está tomado 9 días después de la cirugía.

 Conclusiones:

-Tanto la TC como la resonancia magnética son pruebas altamente sensibles para el diagnostico de extrusiones discales. La ventaja de la resonancia respecto a la TC, es sobre todo, el detalle sobre los tejidos blandos, permitiendo detectar procesos inflamatorios leves, además de medula espinal y tejidos blandos asociados (ligamento amarillo, ligamento longitudinal dorsal, espacio subaracnoideo). La ventaja de la TC radica en mejor detalle óseo, menos tiempo anestésico y se trata de una prueba más económica.
- Dado que la información que dan es similar, pero diferente, en muchos casos son complementarios uno de otro y se necesita hacer ambos.
- Siempre debemos considerar la clínica del paciente cuando se interpreta un estudio de imagen y a la hora de instaurar un tratamiento.